Las etapas de la vida

articulo extraido del blog autismo diario

El autismo de un niño influye de manera muy diferente en su entorno

Para los padres y algunos abuelos, es media vida. Media la vives o la has vivido como has podido, querido o te han dejado. Luego llega el diagnóstico, y todo tu mundo gira entorno a él. Para lo bueno y lo malo, un día tras otro, el autismo de tu hijo te sacude. Hay momentos de felicidad, de logros y alegría; y luego están los momentos en los que sientes que ya no puedes más, que es injusto estar viviendo esta situación y que tu hijo despertará en cualquier momento de la pesadilla en la que os encontráis.

Para profesores y terapeutas, psicólogas y psicopedagogos es una etapa de su vida; algunas lo vivirán un año, un mes o muchos años. Sí, si hacen de la ayuda a nuestros hijos su trabajo, pero luego marcharán a su casa, donde todo va bien, donde sus hijos les contestan cuando les preguntan qué quieren para merendar; donde sus hijos le replicaran si les regañas sin motivo; donde compartirán bromas, juegos y risas sin buscar avances en ellos, sin inspecionarlos en cada movimiento para ver si se le escapa una vocal que juntada con una consonante parezca una palabra. Y sin importarte muchas veces siquiera si la palabra tiene sentido. Donde no te levantarás cada mañana temerosa por no saber qué será de tu hija el día de mañana, si tú faltarás, dónde terminará si un día tú no estás ¿En un piso tutelado, en una residencia, internada, …?

Ahora que me pregunten por qué lucho por la inclusión escolar. Porque sin inclusión escolar no existirá jamás inclusión social, y sin inclusión social, mi hija tiene el futuro negro, muy negro y aterrador. Y no existe padre o madre en el mundo que pueda respirar pensando que a su hija le espera un futuro aterrador. Por eso,”me como” al que se me ponga por delante impidiéndole a mi hija ejercer su derecho a una educación inclusiva. Es su derecho, es su vida.

Para Natalia y los niños que como ella tienen necesidades especiales, es su vida entera. Ni media, ni una parte, ni un año, ni veinte: Su vida entera. Hagamos los demás, los que formamos su entorno, una cadena para facilitarle el poder vivir el día de mañana dignamente; simplemente, con las mismas oportunidades que los demás.

Texto de Cristina Lopez Garcia
Autora del Blog La Princesa de las alas rosas
Enlace al texto original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s